Martina Pasini | Cibernoticia
363
page-template-default,page,page-id-363,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,transparent_content,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

MARINALEDA: EL FIN DE CUARENTA AÑOS DE UTOPÍA

Hace quinientos años, durante el Renacimiento, en un libro de Tomás Moro titulado Utopía, un marinero portugués descubre la existencia de una isla cuyo nombre en griego significa no-lugar. El marinero quedó fascinado de los empleos y de las instituciones de los habitantes de esta aldea tan especial: púes su sistema político, social y legal era perfecto.
¿Un mundo imaginario, tan perfecto de ser irrealizable? Alguien en Andalucia trató y logró de hacerlo realidad: es el caso de Marinaleda, y de su historico alcalde Juan Manuel Sánchez Gordillo.

 

En el invierno del 2016, yo y Alessandra estuvimos, inmediatamente después de las elecciones, en el pueblo andaluz para investigar sobre la situación politica: ¿la gente era realmente así satisfecha después de casi cuarenta años del mismo partido al gobierno?
La situación que encontramos era muy heterogénea: las personas cerca del Ayuntamiento seguían siendo fieles al alcalde, pero los más jovenes sufrían la falta de posibilidades laborales. El trabajo en los campos siempre ha sido la principal ocupación del pueblo, que vive gracias al cultivo de aceitunas, fruta y hortaliza.

 

Lo que caracteriza Marinaleda de cualquier otro pueblo andaluz, español y europeo, es su realidad socialista, fruto de una serie de luchas, ocupaciones y huelgas del hambre, iniciadas entre los años ’70 y ’80, y conducidos por el profesor Juan Manuel Sanchez Gordillo, carismático miembro del SOC, el Sindicado de los trabajadores agrícolos.
Al grito de “La tierra es de quien la trabaja!”, el revolucionario radical-socialista Gordillo, conocido como “el Fidel andaluz”, logró en el 1991, después de doce años de resistencia, de conseguir la expropiación de 1200 hectáreas de la finca “El Humoso”, de propiedad del Duque del Infantado.

 

La Junta de Andalucía expropió entonces parte de las tierras del Duque, pagándolas a precio de mercado, y entregandolas a grupos de vecinos del pueblo, organizados en cooperativas. Gordillo, electo alcalde por la primera vez en el 1979, llevando entonces el cargo desde las primeras elecciones democráticas, ha constituido una democracia directa basada en una ideología fuertemente anti-capitalista y con un apropriado sistema de welfare. Todas las cuestiones son discutidas en asamblea: tasación, cuestión de la vivienda, distribución del trabajo son pospuestas a la decisión del pueblo, que vota por levantamiento de mano.
En las últimas elecciones de este año, el partido de Gordillo (IU), ha ganado junto a Podemos, aunque la decisión parece haya sido sufrida para el alcalde.

 

La noticia que mas surpendió a todo el mundo fue la decision, despúes de las elecciones, del alcalde de retirarse y dejar espacio al joven profesor Sergio Gómez Reyes: dos meses antes de las elecciones Gordillo sufrió un ictus, que ha comprometido mucho su fuerzas fisicas. Muchos jóvenes entrevistados durante nuestro reportaje en el 2016, esperaban en este paso de testigo: según algunos de ellos el alcalde, y toda su oficina, se han convertido en una oligarquía, una pequeña dictadura, exactamente la negación de las orígenes de su proyecto politico.

 

Dolores, que trabaja en el ayuntamiento, no la piensa así: afirma que las nuevas generaciones han encontrado todo listo, y que los jóvenes no se dan cuenta de los esfuerzos que, en pasado el pueblo y sus familias, han hecho para tener lo que tienen. Ademas los mas joven no conocen la situación en que fueron obligados a trabajar sus padres y sus abuelos: sobre-explotados y mal pagados, sin casa y sin derechos (aquí abajo el podcast de la entrevista completa a Dolores).
Eso tambien es cierto: pero entonces ¿quien tiene la razon?
Marinaleda se parece a un viejo sueño realizado: y como todos los sueño bonitos, es necesaria la presencia de alguein dispuesto a seguir soñando.

Podcast de la entrevista a Dolores.